¿Cómo funciona un proveedor de servicios de internet?

En esta ocasión te contaremos cómo funciona un proveedor de servicios de internet, para que tengas claro a qué se dedican estas empresas y puedas tomar una decisión consciente sobre si deseas contratar o no este tipo de servicio. Continúa leyendo y descubre todo lo que debes saber al respecto.

¿Qué hace un proveedor de servicios de internet?

Un proveedor de servicios de internet o, como se le conoce por sus siglas en inglés ISP, es una empresa que se dedica a ofrecer a sus clientes conexión a internet, empleando para ello diversas tecnologías como la fibra óptica, satélites, streaming, GSM, ADSL y más.

Básicamente, las empresas que funcionan como proveedores de servicio de internet comparten su conexión contigo para que puedas disfrutar de navegar en el ciberespacio a cambio, por supuesto, de un pago mensual.

Todos los dispositivos que se encuentran conectados a internet en tu hogar u oficina ejecutarán sus solicitudes de acceso a través del proveedor de servicios de internet, de manera que puedan acceder a los servidores y descargar las páginas web y archivos con normalidad.

Del mismo modo, las empresas proveedoras de internet pueden prestar este tipo de servicios con conexión directa o inalámbrica, vía satélite o empleando cualquier otra tecnología para abastecerte.

Las personas que gozan de un servicio de internet habitualmente tienen en su casa un dispositivo que les permite realizar la conexión, además de aquellos que utilizan para visualizar el contenido como los teléfonos, computadoras y otros.  

Estos dispositivos, bien sean módems o routers, ofrecen conexión a internet a través de varios ISPs, permitiendo que navegues en la red con normalidad.

Ahora mismo, cuando utilizas tu ordenador para acceder a esta página web, tu navegador de internet accede primero a los servidores DNS que se encuentran instalados en tu dispositivo, de esa manera traduce el nombre del dominio de la página en una dirección IP a la cual se asocia.

Esta dirección IP es aquella que la página configuró para utilizarse desde su propio ISP.

Esta dirección IP a la que deseas acceder es enviada desde tu módem o router hasta tu proveedor de servicios de internet, quien hace un reenvío de la solicitud al proveedor de servicios de internet que utiliza la página web a la que quieres ingresar.

Finalmente, el sitio web manda esta información de regreso a tu proveedor de servicios de internet y este último se encarga de reenviar los datos al módem o router de tu hogar y finalmente a tu ordenador para que puedas visualizar lo que estás buscando en internet.

Aunque de esta forma puede parecer un proceso largo y tedioso, en realidad esto ocurre casi de manera automática y en escasos segundos; sin embargo, intervienen en el proceso elementos indispensables para que tenga lugar la conexión, como es el caso de la dirección IP.

Además de poder acceder a sitios web, el ejemplo anterior aplica para el proceso de descarga y envío de archivos, ya sean videos, imágenes, documentos u otros, los cuales son transferidos a través de tu proveedor de servicios de internet.

Debes considerar que estas empresas ofrecen sus servicios a cambio de un pago mensual, pero también ponen a tu disposición diversos paquetes comerciales.

Estos paquetes comerciales, por lo general, constan de un servicio de cierta cantidad de megas mensuales a cambio de una tarifa, otros ofrecen conexión ilimitada por un monto fijo y finalmente algunos cobran por la cantidad de megas que utilices al mes.

Lo cierto es que son muchas las empresas que brindan este servicio y más la cantidad de paquetes disponibles en el mercado, por lo que seguro te resultará sencillo encontrar el ideal para ti.